sábado, 30 de abril de 2011

Despedida a un ser amado por estudiantes de la metafísica


Son las 4 30 de la tarde, me encuentro en la funeraria del apogeo, aparentemente es un velorio común y corriente, entro a la sala de velación y esta el ataúd y dos coronas de flores  a cada lado, la gente triste, llorando, vestidos de negro, se percibe un ambiente bastante pesado. Me llama bastante la atención el padre del muerto, ya que no estaba llorando, se veía más bien resignado y no desramaba ni una sola lagrima. La madre del joven estaba envuelta en llanto, reflejaba el dolor y la tristeza en su rostro. Mas adelante llego un señor vestido de paño el cual hizo una oración para el muerto, fue bastante extraño, pues este señor empezó a leer un pequeño libro donde mencionaba a la divina madre ,al divino padre y a la divina ley, esas extrañas palabras quedaron sonando en mi cabeza, dentro de mí, me hice varias preguntas como; ¿ por que esta gente no reza las oraciones comunes ,es decir el padre nuestro y el ave maria?.
Mi primera ocurrencia fue pensar que pertenecían a otra religión, así que me acerque a un familiar de la persona fallecida y le pregunte,¿ a qué religión pertenecen? Con asombro el joven me respondió, nosotros no pertenecemos a ninguna religión, nosotros somos estudiantes de la metafísica, es la ciencia que se dedica al estudio del origen del ser y de la naturaleza en general. Nosotros no rasamos rosarios, ni padres nuestros cuando velamos a un ser amado, ya que eso sería confundir al espíritu, sin embargo pedimos a la divina madre que guie su espíritu para que tenga un lugar especial en el paraíso. Evaristo me decía que también era muy diferente la forma en que enterraban a una persona que estudiaba la metafísica, no los enterramos… los cremamos , como se hacía en la época de Cristo, donde el cadáver se le echaban rocas encima y se le echaba leña, se le prendía fuego y se quemaba el cadáver, y mas adelante las cenizas eran dispersas en un rio o en el mar, con el único fin de que el espíritu quedara libre de toda atadura acá en la tierra, decían que el cuerpo del hombre era simplemente un estuche el cual se utilizaba solo para cumplir la misión de la divina madre, entonces pregunte ¿ para ustedes los seres humanos tenemos un destino marcado, ya escrito? Si nosotros tenemos una misión y no nos podemos ir hasta que no la cumplamos, para nosotros nadie decide en que momento morir, hay un destino y una misión que están escritas por la divina ley.
Al día siguiente llega la parte final, después de todo un día de velación y oración, llevan el cadáver al cementerio, donde va a ser cremado y después de una semana sus cenizas serán esparcidas en un rio, por que así lo decidieron sus seres queridos. Al llegar al cementerio colocan el cadáver en una especie de bóveda, para luego enviarlo al proceso de cremación. El padre del joven muerto expresa unas sentidas palabras, diciendo que no lloremos por la gente que muere, por que ellos quedan libres, son espíritus libres, también piden el favor de no hacerles misas al cadáver, ya que ellos consideran que si les mandan a hacer misas o les rezan rosarios, confunden al espíritu. Finalmente despiden a su ser amado con rosas blancas y diciendo que siempre lo recordaran y lo llevaran en su corazón. Habiendo culminado esta triste ceremonia, me voy convencida de que cada persona no importa de la religión que sea tiene costumbres y maneras diferentes de expresar su dolor y sobre todo de hacer el proceso de despedida a un ser querido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada